miércoles, 15 de agosto de 2018

- Un dúo de instantáneas centraran el tradicional almanaque para 2019


     Durante estos días se ha dado a conocer las nuevas fotografías que este año centraran el icónico y veterano calendario que la Hermandad pone a la venta durante el mes de septiembre.

     Como en años recientes, se volverá a apostar por un dúo de bellas instantáneas pertenecientes en esta edición al archivo fotográfico de D. Andrés Hoyos, pudiéndose distinguir en una de ellas, la imagen de Nuestra Patrona en un momento de un desfile procesional, y en otra, se muestra un primer plano de mayor recogimiento de la magnifica talla en la capilla de su santuario.

     Estos almanaques que ya están a la venta, los podrás adquirir desde hoy en el Estanco Pablo Manso y en la Casa de Hermandad, y a partir del primer fin de semana de septiembre en el tradicional puesto que la Hermandad instala cada año a las puertas de la iglesia de San Mateo.


 










viernes, 6 de julio de 2018

- Anuncio de renovación de contratos con Formaciones Musicales


       En estos días de estío veraniego, la Hermandad ha renovado los contratos para el acompañamiento musical de esta Corporación nazarena para su próxima estación de penitencia del Lunes Santo 2019.

       Se ha renovado el contrato por el cual la Banda de CC y TT Santísimo Cristo de la Caridad de la localidad gaditana de Jerez de la Frontera, seguirá un año más tras la imagen titular del Cristo Orante, en la tarde del Lunes Santo.

       Será el segundo año consecutivo que la formación de la Caridad ponga sus sones musicales tras Nuestro Padre Jesús en la Oración en el Huerto, por las bonitas calles del centro de nuestra localidad, en un día tan especial como lo es el Lunes Santo.

         


   
      Asimismo, el acompañamiento musical para el paso de palio de Nuestra Madre de Dios y del Rosario, la Hermandad sigue confiando en la Asociación Musical Pintor Manuel Reiné y que se remonta a aquel proyecto que comenzó a gestarse a principios del año 2011, siendo la novena vez consecutiva que nuestra imagen titular quede escoltada con sus sones musicales.


      

       Sirva estas palabras de agradecimiento a ambas formaciones musicales, por ser ya parte activa que; con su participación y aporte, se conseguirá engrandecer aún más al Lunes Santo a la altura que se merece.




miércoles, 13 de junio de 2018

- Cabildo General Ordinario para el próximo 29 de junio

     La Hermandad ha convocado para el próximo 29 de junio, a las 20:30 horas en primera convocatoria, y, de no concurrir el quorúm necesario, a las 21:00 horas en segunda, en los salones parroquiales de San Mateo Cabildo General Ordinario que abordará lectura de memoria de actividades del año 2017, informe de la Hermana Mayor, balance económico 2017/2018, y proyectos para el bienio 2018/2019, entre otros.


oH 2018 © Hermandad del Huerto. Tarifa

jueves, 10 de mayo de 2018

- Propuestas a Consejo


     Concluida ya una adecuada etapa en los pastos primaverales harinados éstos entre reuniones, fiscalizaciones, días de reflexión y pláticas compartidas, las cofradías reanudan su normal actividad, que aún teniendo una claro horizonte en la próxima primavera, durante el ancho calendario emanan estaciones y atraques que confirman su razón de ser y acaparan igual esfuerzo y responsabilidad.

     La Hermandad del Huerto ya tiene sus pies posados en el largo sendero que se sitúa al frente, y muchos de sus objetivos empiezan a florecer adjuntándose a su hoja de rutas.
Además de sus propuestas y objetivos internos, que se harán públicos tras un próximo Cabildo, esta corporación ha llevado a Consejo diferentes sugerencias, para que desde éste organismo se promuevan iniciativas que fomenten y traten diferentes apartados relacionados con la Semana Santa de nuestra ciudad.

     Entre otras propuestas de un calado más exclusivo en cuanto a la gestión del Consejo, se han planteado en estos días pasados, algunas cuestiones tales como:

  • Originar un proceso de escenarios y encuentros propicios entre diferentes administraciones donde poder abordar la posibilidad de mejorar algunas dificultades notorias en la vía pública que implican actualmente un considerable riesgo en la labor de las cuadrillas de costaleros/as.
  • Elaborar un plan de medidas que favorezcan el encuentro de las Hermandades con otros sectores de la ciudad con el objetivo de acercar opiniones y recursos que favorezcan un entorno común.
    Entre las medidas, se sugieren concretar reuniones y acuerdos entre cofradías, consejo, gestión gubernamental, empresarios, hostelería, medios de seguridad y comunicación entre otros.
  • Fomentar y favorecer el añadir a los ciclos formativos que ya se están realizando desde la Parroquia hacia Hermandades, otro tipo de propuestas que aborden mayor amplitud de temáticas disponibles a sumar las capacidades y entendimiento entre el colectivo cofrade y su inmediato entorno. Entre ellas se señalan algunos ejemplos como las vías de potenciar la participación de los hermanos en la cofradía ( Cultos internos y externos, obras sociales, etc), impulsar la sensibilidad cultural hacia la historia, los recursos y el patrimonio local, y poner en común las labores internas de organización y desarrollo de un colectivo como el nuestro.
  • Contemplar la opción de realizar o institucionalizar un encuentro anual entre HHyCC. en el Santuario de la Virgen de la Luz.



domingo, 15 de abril de 2018

- Si algo acaba, algo empieza


       Con el sosiego del descanso y el vencimiento a la melancolía, las miradas se empiezan a tornar al frente, dejando el pasado Lunes Santo en ese cofre dorado de pretéritos que suena a canción de recuerdos anclados casi a la romántica lejanía.
Y así, se ven las cosas de otra manera, sin esa extraña sensación de vacío catapultado por el ímpetu roto en la recogida de un tiempo, y con la sonrisa del gozo atravesado en las letras de una retina que esconde satisfecha.

       Tras un nuevo Retranqueo – exquisita poesía que enerva los sueños que se dilatan en las vísperas- los pasos de la cofradía llenaron la inmensa nave central de San Mateo. El Señor – que tanto gusta de blanco- es el eterno faro de un lunes que huele a cofradía de barrio que no existe, pero que en ello se convierte a la sombra de este día y su olivo. Que añejos empiezan a ser estos lunes de visita matinal al templo, de compadreo en Rico, y de tardes donde cada uno espera en su propia capilla para conquistar la ciudad. Los mas viejos del lugar saben donde empiezan las alforjas de la tarde. Los nuevos se sorprenden, y empiezan a entender lo que les viene encima. Los ojos ya brillan cumplida la sobremesa.

       El olivo crece sobre un monte, donde entre otras flores, no faltan sus lirios morados y sus rosas rojas – un tono mas oscuras esta edición-. Es uno de los sellos inconfundibles de este paso que muestra su firmeza y personalidad año tras año, y que extrañamente se ha convertido- arrastrando a toda la corporación- en una de las estampas más clásicas de nuestra Semana Santa. Si en los años 90 y principios del milenio esta Hermandad rompió con todo, arrollando ademanes, estilos y filosofías, la misma es todo un símbolo local en mantener su impronta, su carácter y un inconfundible sello. Su recorrido, su luz, su color, sus andares, su música, su ritmo, sus criterios, su lunes; su intangible ventana en el calendario que no deja a nadie indiferente pero que a nadie engaña. Nadie baja a ver una procesión, se baja a ver el Huerto. Y esta aseveración encierra muchos contenidos.
La cofradía del primer día de la semana sigue bebiendo de sí misma.

       El paso de palio resguardaba notorias novedades. Manto nuevo, candelabros de cola, y unas hechuras distintas en la imagen de la Virgen que acapararon , y con razón, la alegría de verlo posado bajo las cúpulas. El exorno muy comentado. Todo a su medida, sin que nada le sobre. Que belleza.

       Las horas se amontonaron deprisa y jubilosamente en el reloj, y el sueño despertó justo a la hora prometida en los papeles.
Ocho campanadas y un espigado nazareno ordena a la cruz de guía adueñarse de la calle. Y así fue. El cortejo morado y blanco recupera su estampa de cada año, perdiéndose por Privilegios y ganando adoquines. La instantánea lleva años repitiendo con tan notable empaque que tiene merito en esta ciudad. Y tiene razones.

       Tras los tramos que anteceden al misterio, una algarabía de una veintena de monaguillos/as, portando ramas de olivo abrazados por un rosario. Han de empezar los veteranos de la corporación a comprender que su apodo ya no les pertenece: los niños del Huerto.
       Es la hora en la que el sol muestra la luz más hermosa del día, desgastando sus severos amarillos, para esbozar sus naranjas fundidos en la plata y encumbrar el nacimiento del malva apegado al olor del azahar. Es la hora del Señor que refugia bajo su olivo a tanta amplitud y diversidad. El cancel es la puerta abierta de un amigo, y el rostro moreno aparece. Es su hora, su instante, su legado.

       Suena “El Silencio Blanco”, desde la primera de las notas, la jerezana banda de la Caridad muestra su calidad ¡Como suena eso!. “Creo en ti” para la revirá. ¡ como para no creer!

       El paso anda -exacto, anda- con algo de menos cambios que en últimas ocasiones, pero más templado. A la media como ellos dicen. Les cupo más en Rico, coquetearon con la esquina como nadie....y volvió a templar de soberanas maneras, muestra de ello es el transitar del árbol por Stma. Trinidad a los sones de “Medea”. En estos parajes no debiera ser imitado su caminar, ni cabe, ni se entiende. En Mª. Antonia Toledo desbordó lo que no se puede contener en tan limitado escenario. Sacrificio máximo de la cuadrilla bajo el pesado altar itinerante. Los engarces de las marchas en la recogida, tremendos. El paso comulgó con las expectativas que siempre crea. Ahí quedo eso.

      Tras el Cachorrito, su extendido cuerpo de capirotes morados...y el palio. Resumo: elegancia, alegría, y ...aire. Algún día habría que detenerse en este paso y en el trabajo silencioso y discreto de esta obediente cuadrilla. Si “de sobre los pies” hemos de hablar en esta esquina del sur, pocos describen ese estilo con tanta consecuencia y solvencia como arrastra el palio grosella. Su costalero es el aire. Su ritmo es el aire, lleva aire -Y aun muchos no terminamos de entender-.

       Elegantísimo y escueto repertorio musical para acompañar al Rosario, y varias chicotás a tambor, pues hay que ir de frente, y aliviar el compás. Su carrera oficial a los sones tarifeños de la maravillosa y difícil “saeta jerezana” con una candelería prendida y llorando ante los ojos de una oscura y silenciosa calzada, de babero. Su recogida sin revirar, como muchacha que vuelve a casa sin más, y con música de Cebrián, aún resultando extraño para algunos, es para no dejar de mirar.

      Estuvo la cofradía, durante su día, dando casi todo lo que tiene para la ciudad. Otro año más dejó su corazón golpeando las murallas, y rociado con la sal bajo las estrellas.
Otro año más, ya a la media altura de abril, es la Hermandad la que vuelve a bombear ese músculo de amor que se vaciará el próximo año, justo un día como hoy, 15 de abril, corrigiendo detalles y suspirando días en silencio, para soñar con descomponer los “casi” y derramar el lunes infinito.

      El pasado Lunes Santo ya es pasado. Hace días que empezó a saber el sol, que tiene una cita a las 20.00h. De una tarde donde reposará su fuego para convertirse en hortelano de honor.

      Mientras, será la Hermandad, la luz de la Cofradía.


      Antonio M. Valencia Díaz