domingo, 10 de marzo de 2019

- 30º Aniversario de nuestro Getsemaní

     Pocos datos se podría proporcionar en esta nueva entrada al blog referente a aquella primera publicación con el nombre de Getsemaní que esta Hermandad decidió lanzar a la luz y dirigida a sus hermanos allá en el año 1989. 

     Y será en esta edición, de otra esperada Cuaresma, cuando este veterano boletín informativo celebre su 30º aniversario.

     Treinta años de andadura informativa, “30 Getsemanís” a lo largo de los cuales este libreto, boletín, magazine o libreta ha sabido metamorfearse con el paso del tiempo, y que no ha sido ajeno a los cambios de la propia Hermandad y del ámbito cofrade.





     Con este número, esta Corporación se felicita de estos 30 años de existencia y el primer sentimiento que aflora en su seno es, de agradecimiento sincero a cuantas personas colaboraron de una u otra forma con Getsemaní a lo largo de los años. Así, desde su nacimiento esta publicación ha ido evolucionando con el objetivo de encontrar la fórmula más adecuada de comunicación entre la Junta de Gobierno y sus hermanos y hermanas.

     Para celebrar los 30 años, el equipo redactor de la publicación, ha preparado un número especial que llama poderosamente la atención. Remozado y encuadernado a modo de libreta con anillas y engalanado con una elaborada y original portada.





     En ella aparece reflejada Nuestra Madre del Rosario en su paso de palio, observándose junto al año de la publicación el escudo de la orden de predicadores de la devoción del Santo Rosario, los Dominicos.

     Tras una novedosa y original idea, el contenido de su interior se siente  protegido tras una cuerda anudada de papel marrón, rematada por unas hojas de olivo en sus extremos, otorgando esta unión una enorme carga simbólica, representando a las ramas de olivo que abrazan, sustentan y aglutinan a toda una comunidad, como es la del Lunes Santo Tarifeño.

     Esta edición también incluye un pequeño regalo dirigido a los hermanos. 
En la cara interior de la contraportada encontraremos adherida una bonita estampa de Nuestra Madre de Dios y del Rosario, la cual incluye un pequeño trozo del manto a modo de reliquia que Nuestra Señora estrenó el pasado año, y que viene acompañada con la inscripción del texto que se incluyó dentro de este manto.





     Por otra parte, la editorial también destaca por una temática con un mayor giro hacia el “interior”, como si de una declaración de intenciones se tratase, con respecto a ediciones anteriores.

     Como habrán podido comprobar en las imágenes que acompañan a esta entrada, y debido al carácter especial de este boletín, una vez concluidos los trabajos de imprenta, para esta ocasión se ha precisado de la colaboración de un grupo de hermanos para finalizar la cuidada y original presentación de la publicación.





     Con varios y destacados artículos de opinión, avalados por respetuosas firmas de diferentes facetas, así como con las clásicas secciones fijas "Habla la Hermandad" y "Lunes Santo", será una muy esperada edición que sin lugar a dudas cualquier lector disfrutará.





martes, 5 de febrero de 2019

- Cultos 2019

    

     El pasado fin de semana, durante los días 1, 2 y 3 de febrero, en cumplimento con lo estipulado en el artículo 24, apartado a), de nuestro estatuto y el artículo 21 del reglamento de régimen interno, se celebró el triduo anual dedicado a Nuestros Venerados Titulares, oficiado por nuestro director espiritual y párroco de San Mateo, el Rvdo. D. Juan Pedro Varo Salguero.

     Como suele ser habitual, la Hermandad dispuso un sencillo pero elegante altar de cultos, donde la imagen del Señor adquiere todo el protagonismo, siendo esta la única oportunidad en el año de contemplar su rostro desde la cercanía que en ocasiones quiebra los sentidos. Portaba su túnica más noble - la morada con remates bordados en el torso y en las mangas - conjugada con el mostaza de uno de sus mantolines. Llevábamos tiempo sin contemplar este atavío.





     Posicionado en su peana de cultos, destaca entre los detalles los dos ángeles que desde su monte sujetaban su abrigo. El conjunto solo se acompañaba de sus ya tradicionales seis cirios franqueando la ubicación, y dos motivos florales de una gama malva y morada, resultado de la combinación de iris, rosas, claveles, liatris, statice y eucalipto. El cáliz, a sus pies.






     Ntra. Madre De Dios y del Rosario amaneció el viernes engalanada por su vestidor, Ignacio Blanco Peralta, con atuendo hebraico propio del tiempo litúrgico que se aproxima, utilizando magistralmente para el rostrillo telas estrenadas el pasado año para la vestimenta del Señor. 
     Desde su altar, y con aires originales, acompañaba estos días en ese silencioso pero rotundo discurso escrito en un triduo: Ha llegado de nuevo, ha llegado todo.






     El cofrade es alguien ansioso porque la cuaresma llegue y aplaste la serenidad de los días. El cofrade del Huerto no mira la fecha donde la ceniza viste un miércoles aún retirado. Es en el fin de semana de cultos cuando el reloj altera una nueva velocidad en sus agujas, y la cuarentena penitente deja de ser solo cuarenta días y sus respectivas noches.






   Como novedad en esta edición, y por cuestiones organizativas de la parroquia, la solemne misa del tercer día del triduo se celebró a las 12:00 horas, siendo las dos anteriores a las 20:00 horas. La primera, como así recoge nuestro reglamento, estuvo dedicada a los hermanos difuntos; la siguiente a los hermanos costaleros y hermanos y hermanas en general y la última a la Junta de Gobierno, a la vez que constituía la misa preparatoria del Lunes Santo.

   El domingo día 3 de febrero, durante el período matinal, el Señor estuvo expuesto en besamanos y al finalizar la Eucaristía, como novedad también en este año, tuvo lugar un pequeño ágape en los salones parroquiales de la iglesia de San Mateo para hermanos, allegados, sacerdotes y hermanos mayores del resto de hermandades de la localidad.






martes, 29 de enero de 2019

- Se esperan precipitaciones en el Estrecho

     Ha sido cambiar el 8 por el 9 en la última casilla del año en el calendario, y todo se ha precipitado.

     Andaban los corrillos cofrades calmados más de la cuenta pues la próxima Semana Santa viene asentada a lomos de un maduro abril, y ello, desde la difusa lejanía, otorgaba un erróneo sosiego a unos menesteres acomodados en unas semanas de más. Extraña postura parece esta, pues nada mejor que disponer de unos cuantos amaneceres de más en el bolsillo para montar los andamios de una cuaresma que siempre necesita de previsión y diligencia.

     Ha sido aparecer un 9, y a orillas del atlántico podemos observar como el horizonte sentado en la tarde de las últimas olas deja que el violeta invite al azul para escalar dos minutos al día. Todo se ha precipitado, y la plata exige limpieza, la cera ser buscada, la naftalina apartada, la ropa esperada, y las parihuelas aireadas.

     Los boletines supuestamente andan en capilla con aromas de imprenta fresca en un febrero huérfano. Los talonarios de recibos estiran sus huesos saliendo del cajón de las necesidades. Y las prisas, que hace unas semanas andaban lejos, cogen carrerilla con ademanes de eterna pasajera de un mismo tren ¿Son necesarias? A veces parecen leales, pero, quien no tenga los deberes medio hechos a estas alturas donde pasado mañana pregona el azahar, arriesga una vez más estar bordeando innecesariamente el precipicio de las incertidumbres.

     Todo se ha precipitado cuando “Las Angustias”, con sus rodillas heridas en la amargura del invierno, despide enero desde el altar mayor, y seguidamente amontonamos especias y aromas a un incienso con naveta de espera, que entre culto y culto, desgrana el sendero de la liturgia. “El Huerto” en la continua esquina trae la canela, con ese efecto afrodisíaco que beneficia lo que se cocina tras un olivo. Los clavos, una Salud que expira sobre 75 puñales clavados en un mismo corazón. El Cautivo de la orden trinitaria pone la ciudad a los pies de una cuaresma castigada por la incoherencia carnal. El roble astillado del madero lo trae arrastrado por los siglos Jesús, el Nazareno. Y con cinco ramitas de vainilla consolamos la cuaresma más meridional en forma de quinario.

     Y ahora, a tachar casillas en el calendario, pues el reloj de arena se ha volcado hacia un domingo donde San Francisco custodia unas puertas abiertas a la calle que lejos ya no están.

     Casi todo se ha precipitado.  Casi toda Andalucía ha destapado el velo de su cartelería, y ha mostrado sus propuestas para endulzar los granos de arena por caer.

     Esperemos, aunque sea una ilusa cuestión, que entre nuestras murallas también se precipiten ideas para no tener que sentarse en mayo y reflexionar sobre las mismas deudas pendientes de siempre.

     Al menos, sabemos que en la esquina de Rico son previsores, y a la lista de la compra ya saben lo que han de sumar para que no nos falte ni la carne en tomate, ni un buen chiclana para brindar por los sueños que resucitan.


     Antonio M. Valencia








domingo, 20 de enero de 2019

- La Hermandad última sus Cultos

   
       La Junta de Gobierno de la Hermandad, ya tiene ultimado el calendario de actos y cultos que se celebrarán los próximos días 1, 2 y 3 de febrero, en la Iglesia Mayor de San Mateo Apóstol.

      El Solemne Triduo a Nuestros Titulares, será predicado por el Rvdo. Padre D. Juan Pedro Varo Salguero, párroco de San Mateo y Director Espiritual de la Hermandad.

       En el propio cartel anunciador de la cita que publica la Hermandad, puede observarse la información referente a las distintas convocatorias, e invita y anima a todos los hermanos, cofrades y devotos, a participar a los distintos actos programados en honor a nuestros Amantísimos Titulares.

     Cabe destacar que la función principal de la jornada dominical, tendrá lugar a las 12 horas de la mañana, con el consiguiente Solemne y Devoto Besamanos a Nuestro Titular.